Ayer las familias desplazadas informaron que el presidente municipal de Leonardo Bravo, Ismael Cástulo Guzmán, les dijo que se está integrando una comisión del Gobierno federal y estatal para que inicie un “desarme voluntario” de los policías comunitarios de Heliodoro Castillo, y de la Policía Ciudadana de Leonardo Bravo. Sin embargo acusaron que esa información no se las ha confirmado ninguna otra autoridad y que, por el contrario, el Gobierno estatal ya se desentendió de ellos.

Por Zacarías Cervantes

Chilpancingo, Guerrero, 26 de noviembre (El Sur/SinEmbargo).- El Gobierno del estadose desentendió de los desplazados de Filo de Caballos y de otros pueblos del municipio de Leonardo Bravo (Chichihualco) que se encuentran refugiados en el auditorio de la cabecera municipal, denunció ayer el ex coordinador de la Policía Ciudadana de Leonardo Bravo y Eduardo Neri, Crescencio Pacheco González.

Vía telefónica dijo que el Gobierno estatal“está buscando la forma de que nos desgastemos, que dejemos el albergue provisional y que cada quien tome su rumbo para que se deslinde de su responsabilidad”.

Por su parte, el vocero en materia de seguridad del gobierno del estado, Roberto Álvarez Heredia, informó mediante un boletín que el sábado el comandante de la 35 Zona Militar, José Francisco Terán Valle, y el subsecretario de Asuntos Políticos Martín Maldonado del Moral “verificaron” el despliegue militar y policiaco dispuesto para garantizar la seguridad de la sierra de Guerrero, y que constataron que las vías de comunicación “funcionan con normalidad”.

Desplazados por la violencia de Filo de Caballos desayunan en el auditorio de Chichihualco, municipio de Leonardo Bravo, donde viven ahora desde el lunes que llegaron. Foto: Lenin Ocampo Torres, El Sur

El viernes las familias desplazadas denunciaron que el Gobierno del estado incumplió el plazo de 5 días acordado para replegar a los comunitarios de Heliodoro Castillo que tienen tomado Filo de Caballos, para que puedan regresar sin riesgos a sus casas. También se quejaron de que ese día esperaban una respuesta de la Secretaría de Gobierno pero que los dejaron plantados.

Pacheco González informó ayer que a partir de ese día el Gobierno del estado los dejó solos completamente y que les suspendió las despensas que les estaba mandando para su alimentación, “yo creo que ahora vamos a comer puro huevo, arroz y frijol, porque no hay de otra”.

Añadió que el Gobierno estatal le apuesta al desgaste para que cada familia vaya tomando su propio rumbo, “están buscando la forma de que nos desgastemos, que dejemos el albergue provisional y que cada quien tome su rumbo, para que se deslinden de su responsabilidad”, reprochó.

Colchonetas enviadas por el gobierno del estado para que los desplazados duerman en el auditorio de Chichihualco, luego de que escaparon de la violencia en Filo de Caballos. Foto: Lenin Ocampo Torres, El Sur

Mientras tanto las familias desplazadas siguen sin poder regresar a sus comunidades porque los comunitarios de Heliodoro Castillo se mantienen en Filo de Caballos, así como en localidades vecinas como Campo de Aviación, Puentecillas, El Ranchito y Las Torres.

Ayer las familias desplazadas informaron por teléfono que el presidente municipal de Leonardo Bravo, Ismael Cástulo Guzmán, les dijo que se está integrando una comisión del Gobierno federal y estatal para que inicie un “desarme voluntario” de los policías comunitarios de Heliodoro Castillo, y de la Policía Ciudadana de Leonardo Bravo, pero que esta versión no se las ha confirmado ninguna otra autoridad y que, por el contrario, el Gobierno estatal ya se desentendió de ellos.

Replicó que lo que sí han confirmado es que los gobiernos federal y estatal no están haciendo su trabajo a través de la Fiscalía o de la PGR para brindar seguridad a todos los ciudadanos, “ante un grupo delictivo que está haciendo males”, a pesar de que hay denuncias.

“Pedimos que actúen los gobiernos federal y estatal, no le pueden dejar el mando a los grupos armados para que sean los que controlen la situación”, exigió.

Dijo que ante el abandono representantes de los desplazados han pedido al diputado federal Carlos Sánchez Barrios y a los senadores de Morena Félix Salgado y Nestora Salgado que gestionen una audiencia con el secretario de Seguridad del próximo gobierno federal, Alfonso Durazo, y con la próxima secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, para que les informen la situación y atiendan el caso a partir del 1 de diciembre cuando entrará en funciones la nueva administración.

Familias desplazadas por la violencia en Filo de Caballos descansan en el auditorio principal de Chichihualco, municipio de Leonardo Bravo. Foto: Lenin Ocampo Torres, El Sur

Agregó que las familias desplazadas le apuestan a que la Guardia Nacional que entrará en funciones con el nuevo gobierno imponga el orden en la Sierra, “y ahora sí, el que la deba que la pague”.
Aclaró que las víctimas del desplazamiento por la Policía Comunitaria de Heliodoro Castillo “no encubrimos a nadie, si se van a ejecutar órdenes de aprehensión en contra de los delincuentes que operan en la zona que las ejecuten, pero que sea la autoridad, si hay grupos armados que los agarren, que los detengan, o no sé, que los maten, pero que ya nos dejen vivir en paz en nuestros pueblos”.

Informó que están de acuerdo en que investiguen y procedan contra los dos grupos que se han estado enfrentando en esos pueblos, “aquí nosotros no pedimos que sólo se vayan por un lado, reconocemos que hay un problema que están provocando dos grupos, y si son delincuentes pues que procedan en contra de los dos”.

Pacheco informó que están en espera de que los senadores Félix y Nestora Salgado, así como el diputado Carlos Sánchez les confirmen cuándo se reunirán con Alfonso Durazo y Olga Sánchez.
Los desplazados informaron que el viernes en la noche acudió a reunirse con ellos el coordinador regional de los Foros de Pacificación del gobierno federal electo, Álvaro Urreta Fernández, quien les ofreció que si está en sus manos intervenir con quien sea para que puedan recibir a una comisión, está dispuesto hacerlo y se ofreció a elaborar alguna propuesta para pacificar la zona.

ASEGURAN QUE VÍAS ESTÁN ABIERTAS

El vocero Roberto Álvarez informó el sábado mediante un boletín que el comandante de la 35 Zona Militar José Francisco Terán Valle y el subsecretario de Asuntos Políticos de la secretaría de Gobierno, Martín Maldonado “verificaron” el despliegue militar y policiaco dispuesto para garantizar la seguridad de la sierra de Guerrero.

El funcionario informó que realizaron un reconocimiento a bordo de un helicóptero de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) “para constatar las condiciones de seguridad en la zona”.
Informó que las comunidades visitadas fueron Chichihualco, Los Morros, Campo de Aviación, Filo de Caballos, Corralitos, Puentecillas, Carrizal de Bravo e Iyotla, municipio de Leonardo Bravo, y que “se constató que operan diversos puestos de revisión y recorridos para disuadir el delito en las carreteras y caminos de la sierra”.

Según el vocero los militares están establecidos en las comunidades de Carrizal de Bravo y Los Morros.

Agregó que en el sobrevuelo “se verificaron” las condiciones de los tramos carreteros Casa Verde-Filo de Caballos, Chichihualco-El Naranjo-Filo de Caballos y Chichihualco-Iyotla-Filo de Caballos, y que esas vías “funcionan con normalidad”.

También aseguró que la Policía del Estado tiene presencia permanente en Carrizal de Bravo, Filo de Caballos, Los Morros, La Laguna y Xochipala y que hace recorridos en la ruta Filo de Caballos-Casa Verde.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE EL SUR. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.