En abril, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) tuvo un crecimiento mensual de 0.05 por ciento, con lo que alcanzó una tasa de inflación anual de 4.41 por ciento, la más alta en los últimos cuatro meses, desde la registrada en el arranque de sexenio.

No obstante, esto se vio contrarrestado por descensos en los precios de la electricidad, gasolina Magna, jitomate, gas LP, chile serrano, plátanos, calabacita, lechuga y col, otros chiles frescos y el pepino.

Al interior del INPC, el índice de precios subyacente (que excluye precios de bienes y servicios más volátiles como agropecuarios y energéticos) reportó un incremento mensual de 0.46 por ciento, así como un aumento anual de 3.87 por ciento.

Por su parte, el índice de precios no subyacente retrocedió 1.15 por ciento mensual, con lo que alcanzó una tasa anual de 6.08 por ciento.

Milenio Noticias