A pesar de que dicha suspensión no termina definitivamente con los trabajos de construcción del Aeropuerto de Santa Lucía, si los condiciona a contar con visto bueno del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para determinar si en la zona existen monumentos arqueológicos que pudieran ser afectados por las obras; así como con la conclusión del trámite de Manifestación de Impacto Ambiental, que la Secretaría de la Defensa Nacional tramita ante la Subsecretaría de Gestión para la Protección Ambiental.

Ciudad de México, 7 de junio (SinEmbargo).- Un juez federal ordenó al Gobierno federal suspender por tiempo indefinido las obras de construcción del Aeropuerto de Santa Lucía, al menos hasta que no se otorguen las autorizaciones y permisos necesarios en materia ambiental y arqueológica.

De acuerdo con información divulgada hoy, el juez Décimo Tercero de Distrito en el Estado de México concedió dicha suspensión a raíz de un amparo que impugna la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), interpuesto por el colectivo “No Más Derroches”.

A pesar de que dicha suspensión no termina definitivamente con los trabajos de construcción del Aeropuerto de Santa Lucía, si los condiciona a contar con visto bueno del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para determinar si en la zona existen monumentos arqueológicos que pudieran ser afectados por las obras; así como con la conclusión del trámite de Manifestación de Impacto Ambiental, que la Secretaría de la Defensa Nacional tramita ante la Subsecretaría de Gestión para la Protección Ambiental.

Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, y Rafael Ojeda, secretario de Marina, durante el banderazo de inicio de los Estudios y Trabajos Preliminares para la Construcción del Aeropuerto Internacional “General Felipe Ángeles”. Foto: Galo Cañas, Cuartoscuro

Por su parte, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador tiene 10 días hábiles para impugnar dicha suspensión ante un tribunal colegiado.

El juez aclaró que la suspensión definitiva “parte de la base relativa a la protección del medio ambiente y los bienes que sean considerados patrimonio arqueológico, histórico y/o paleontológico en la zona en donde se construirá el proyecto aeroportuario. De manera que no prohíbe, en modo alguno, la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, sino que única y exclusivamente se concede la medida cautelar para que no se ejecuten las obras relativas hasta en tanto no se cuente con el resultado favorable de los estudios indicados”.

Terrenos en la base militar de Santa Lucía, en dónde a partir del próximo lunes se construirá el nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México. Foto: Isaac Esquivel, Cuartoscuro

En la actualidad, el proyecto del Aeropuerto de Santa Lucía se encuentra en la etapa de estudios previos, por lo que aún falta tiempo para que las obras de contrucción inicien formalmente.

SUSPENDEN OBRAS DE SANTA LUCÍA

El pasado 4 de junio, un tribunal federal ordenó suspender provisionalmente los trabajos de construcción del Aeropuerto Felipe Ángeles, en la Base Aérea Militar de Santa Lucía, debido a que el proyecto no contaba con los estudios de impacto ambiental necesarios para el desarrollo de la obra.

Dicha resolución de los magistrados del Primer Tribunal Colegiado en materia Administrativa se da derivado de un recurso de queja presentado por un .empresario textil que argumentó que la construcción del nuevo aeropuerto se dio sin contar con las autorizaciones y permisos necesarios en materia de impacto ambiental.

En respuesta, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, atribuyó a los “corruptos” la suspensión por parte de un juez de la obra para convertir la base militar de Santa Lucía en el nuevo aeropuerto capitalino.

“La obra de Santa Lucía les molesta mucho a los corruptos”, afirmó el líder del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena) desde Palacio Nacional.

“Ya hasta se podría iniciar la construcción de las pistas, pero estamos actuando con mucho cuidado, con mucha prudencia, no queremos dar motivo a cuestionamientos”, dijo el Presidente. Foto: Galo Cañas, Cuartoscuro

Tras una polémica consulta ciudadana, López Obrador decidió transformar la base militar de Santa Lucía en un aeródromo civil y cancelar el aeropuerto de Texcoco, una obra de 13 mil 300 millones de dólares impulsada por su antecesor, Enrique Peña Nieto, que llevaba más de un 30 por ciento de avance.

UNAM ADVIERTE DAÑO AMBIENTAL

Más de cinco mil árboles serán derribados y retirados de las instalaciones de la Base Aérea Militar de Santa Lucía para dar paso a la construcción del Aeropuerto “General Felipe Ángeles”, de acuerdo con la Manifestación de Impacto Ambiental elaborada por el Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), reveló Milenio.

Según la información dada a conocer por el diario, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) desmontará un total de cinco mil 195 árboles de 26 especies diferentes, el equivalente a mil 814 metros cúbicos de madera, los cuales fueron sembrados como parte de la construcción de la base militar.

En dicho estudio, la UNAM también alerta que la Sedena no cuenta con el presupuesto necesario para implementar las medidas de mitigación y recuperación ambiental necesarias para contrarrestar el impacto ocasionado por la construcción del aeropuerto.

Un censo realizado por la Universidad reveló que entre las especies de vegetación que serán retiradas destacan 38 ejemplares de cedro blanco, la cual se encuentra bajo Protección Especial en la NOM-059 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

(Sedena) desmontará un total de cinco mil 195 árboles de 26 especies diferentes, el equivalente a mil 814 metros cúbicos de madera. Foto: Galo Cañas, Cuartoscuro

Además, serán retirados mil 487 cedros y mil 193 pirules, mismos que representan alrededor del 50 por ciento de los árboles talados.

Finalmente, la Manifestación de Impacto Ambiental considera la posibilidad de rescatar una porción de los érboles que sean retirados para reubicarlos en otra área de las instalaciones de la base aérea.