El Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) condenó el plagio de la casa de modas Carolina Herrera, además informó que buscará recursos legales para proteger los derechos de las comunidades afectadas.

A través de un comunicado, el INPI informó que tomó “conocimiento del plagio realizado por la empresa Carolina Herrera en su colección RESORT 2020, sobre los bordados indígenas de la comunidad de Tenango de Doria, Hidalgo; los bordados del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca y del sarape de Saltillo, Coahuila, en perjuicio de las comunidades indígenas y en detrimento de la propiedad de su patrimonio cultural, los cuales han sido publicados recientemente en los medios de comunicación”.

El Instituto señaló que el plagio vulnera los derechos fundamentales de dichas comunidades para conservar y proteger su patrimonio cultural.

Además, indicó que que se examinarán las posibilidades para imponer acciones legales en contra de la compañía de modas, con el fin de proteger los “derechos e intereses de las comunidad afectadas”.

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

INPI

@INPImx

|🗞📰

El INPI condena el plagio de las expresiones artísticas y culturales de los pueblos indígenas de México.@DEELAYUUK @GobiernoMX @cultura_mx @ComGobiernoMx

También señaló que es un pretexto la postura sobre Carolina Herrera, respecto a que la colección se trata de un homenaje a la cultura mexicana.

El director creativo de Carolina Herrera, Wes Gordon, aseguró sobre la acusación del Gobierno mexicano de apropiación de la cultura de los pueblos indígenas, que las prendas de su colección Resort 2020 rinden homenaje a la “riqueza cultural mexicana“.

Así respondió el joven diseñador luego de que este martes, El País diera a conocer una carta de la Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, que envió a la venezolana Carolina Herrera y a Wes Gordon, tras revelarse las fotografías de su colección “inspirados en México”, pero que la dependencia calificó como “apropiación cultural”.

Gordon explicó, mediante un comunicado, que su colección “rinde homenaje a la riqueza de la cultura mexicana” y reconoció el “maravilloso y diverso trabajo artesanal” de México. La colección está inspirada en sus colores y en sus técnicas artesanales.

“La presencia de México es indiscutible en esta colección”, incidió Wes Gordon, “es algo que salta a la vista y que en todo momento quise dejar latente como una muestra de mi amor por este país y por el trabajo tan increíble que he visto hacer allí”.

Muestra de ese profundo respeto, el diseñador quiso resaltar diversas técnicas y elementos tradicionales de la artesanía mexicana y ponerla al nivel de piezas de “verdadera alta costura”.

“Mi admiración por el trabajo artesanal a través de mis viajes a México ha ido creciendo con los años. Con esta nueva colección he intentado poner en valor este magnífico patrimonio cultural”.

“Una de las primeras cosas que me llamó la atención al llegar a esta firma”, indicó Wes Gordon, “fue el increíble respeto por las técnicas artesanales, hasta el punto de tener un taller de artesanos en pleno Manhattan, y desde que llegué he sentido el deseo de homenajear las diferentes técnicas artesanales que todavía existen en el mundo”, agregó.

HAY COPIA, NO INSPIRACIÓN: CULTURA

El pasado 12 de junio, el Gobierno de México dijo que en la colección de la firma Carolina Herrera no hay inspiración sino copia y que el mejor homenaje a una cultura es tomarla en cuenta y no ejecutar decisiones unilaterales.

La Secretaria de Cultura de México, Alejandra Frausto, dijo en entrevista con Efe,que esperan un respuesta institucional de la firma de moda y lo primero que quieren saber es si hubo alguna participación de las comunidades porque no aparece ningún nombre en la colección.

“Queremos escuchar si hubo alguna intervención, participación y aceptación de las comunidades. Si fueron parte del desarrollo de esta colección y si son beneficiadas”, dijo Frausto.

La funcionaria indicó que México reconoce todo este bagaje de cultura y expresiones “como arte y estamos hablando de artistas y diseñadores tradicionales.

“Nos interesa saber si esto fue una colaboración porque no encontramos ningún nombre de ninguno de ellos, ni de comunidades y queremos saber si trabajaron con las comunidades porque no encontramos referencia dentro de la colección”, añadió.

Frausto dijo esas referencias “son un principio que se debe de cumplir y estamos apelando al principio ético”.